Consejos cachorros Centro Veterinario Grandes Valles
Consejos cachorros Centro Veterinario Grandes Valles
 

Los cuidados del cachoro

La llegada del cachorro a casa

¿Que necesito?

Un hogar seguro

¿Como cogerle?

La primera noche

La primera visita al veterinario

 

La alimentación del cachorro

¿Cuantas veces al día come mi cachorro?

¿Que debo darle?

¿Que no debo darle?

 

Cuidados e higiene

Su primer baño

¿Hay que cepillarle?

¿Se le limpian los oídos a los perros?

¿Se le limpian los ojos a los perros?

¿Se le lavan los dientes a los perros?

 

Educación

La relación con mi perro

La socialización

Educación en cuestiones de higiene

 

Cuidados veterinarios

¿Debo vacunar a mi perro?

¿Es bueno desparasitar a mi perro?

¿Como puedo saber si está enfermo?

 

Compromisos del propietario

Normas legales

Normas morales

 

La llegada del cachorro a casa

 

¿Que necesito?

En primer lugar es conveniente tener elegido un nombre para dirigirse a él. Muy pronto tu cachorro se acostumbrará a oír su nombre. Ten en cuenta que los cachorros reconocen con mayor facilidad los nombres cortos.

 

Tu cachorro debe tener su propia cama, lejos de las corrientes de aire y los lugares húmedos. Una cesta grande con ropa de cama lavable, por ejemplo, sábanas o toallas, ayudará a que tu cachorro se sienta caliente y  seguro durante la noche.

 

Recipientes para comida y agua. Se recomiendan los recipientes de cerámica o de acero inoxidable antivuelcos. Deben ser duraderos y deben lavarse diariamente. El cachorro debe tener siempre agua fresca en su bebedero.

 

Te divertirás mucho más jugando con tu cachorro si le compras algunos juguetes. Elige juguetes que pueda morder, así evitarás que muerda los muebles. Si algún juguete se rompe o está deteriorado retíraselo para evitar que ingiera algún trozo que podría acarrearle importantes problemas. Evita los juegos que fomenten un comportamiento de pelea.

 

Sería interesante que les pidieras a sus anteriores propietarios algo de comida que estuviera tomando hasta el momento para evitar un cambio brusco de alimentación y que al 2º o 3º día de su llegada a casa lo empezases a mezclar gradualmente con el alimento que te aconseje tu veterinario  y que debe ser apropiado para su tamaño y edad.

 

Su neceser de aseo debe incluir un cepillo apropiado a su tipo de pelo, champú suave para perros, cepillo de dientes y pasta de dientes para perros, toallitas o solución  limpiadora de ojos y oídos, y un cortaúñas para repasar las uñas cuando le vayan creciendo.

 

Un hogar seguro

Al igual que los niños, los cachorros son inquietos y llenos de vida, por lo cual tendrás que tomar algunas medidas básicas para prevenir accidentes:

 

- Guarda todas las sustancias venenosas, peligrosas y de limpieza en un lugar seguro.

- Mantén cerrada la tapa del WC para evitar que tu cachorro se caiga dentro.

- Mantén todos los utensilios domésticos, como cuerdas, agujas, hilo, gomitas, clips, cierres de alambre y similares, lejos del alcance de tu cachorro ya que se los podría tragar con facilidad.

- Guarda las bolsas de plástico en un lugar seguro para evitar el riesgo de atragantamiento o asfixia.

- Los cables eléctricos deben estar fijos a la  pared, o bien  enrollarse para evitar descargas eléctricas.

- Mantén las cuerdas de las persianas y cortinas fuera del alcance de tu cachorro

- Mantén bien cerradas las puertas de los electrodomésticos tales como la lavadora, para que tu cachorro no se pueda meter dentro.

- Mantén los restos de comida y la basura fuera del alcance de tu cachorro.

 

¿Como cogerle?

Intenta resistirte a la tentación de coger al cachorro constantemente pero cuando lo hagas usa siempre las dos manos. Coloca una mano sobre su parte posterior y otra bajo el pecho. No lo hagas por el estómago o por las patas delanteras, podrías lastimarle. Mantenlo junto a tu cuerpo para que se sienta seguro y evitar que salte al suelo.

 

La primera noche

Es normal que el cachorro llore las primeras noches porque añora dormir con sus hermanos y su madre. No acudas cada vez que llore. Si lo haces llorará siempre que te alejes de él. Una radio con el volumen bajo, el tic-tac de un reloj  o una bolsa de agua caliente ayudarán a que se tranquilice a la hora de dormir. Nunca le pongas una manta eléctrica sin tu vigilancia, podría quemarse o morder los cables.

 

La primera visita al veterinario

Es conveniente que tengas elegido un veterinario para que cuando cojas a tu cachorro le lleves antes de llevarlo a tu hogar.  El veterinario verificará su estado de salud, le desparasitará interior y exteriormente si es necesario y planificará sus vacunaciones para que tu cachorro crezca sano y fuerte. Es el momento de que expongas todas tus dudas sobre estos primeros cuidados.

 

 Volver ^

La alimentación del cachorro

¿Cuantas veces al día come mi cachorro?

El cachorro come varias veces al día. Sería bueno acostumbrarle a que se administre el alimento y coma cuando tenga hambre. Que siempre tenga a su disposición algo de alimento seco es una buena manera de conseguirlo. Además conseguiremos que no sea un animal ansioso a la hora de comer y hará digestiones más pequeñas que suponen menos esfuerzo a su aparato digestivo aún inmaduro. Hay cachorros que comen poco, no tienen un gran apetito y se cansan de ver el alimento constantemente en su comedero. Una buena manera de estimularles a comer es ofrecérselo y retirárselo entre 3-4 veces al día.

 

En la edad adulta deberían comer al menos 2 veces al día. Los perros que comen la ingesta diaria en una sola toma tienen mayor predisposición a padecer enfermedades como pancratitis, gastroenteriritis, dilatación de estómago etc.

 

¿Que debo darle?

Debemos alimentar al cachorro con alimento seco (croquetas). Esto fortalecerá sus dientes y encías a demás de ser lo más equilibrado y fácil de dosificar en función de su tamaño y edad.

 

Hay que asegurarse de que el alimento que elijamos sea completo, equilibrado y adecuado para nuestro cachorro. Tu veterinario te aconsejará la mejor opción.

 

Podemos darle, de vez en cuando, comida en lata para perros, para facilitar la administración de pastillas o como premio en un día especial. No debemos abusar de este tipo de alimento pues tiene un mayor contenido en grasa, a demás por ser más sabroso acabará aborreciendo el pienso seco.

 

¿Que no debo darle?

- Carne, vísceras o pescado crudos.

- Huesos.  Especialmente los de pollo, pueden astillarse en la garganta o en el aparato digestivo. A demás pueden dañar su dentadura y producir estreñimiento.

- Embutidos curados (Jamón serrano, chorizo o salchichón). Cocidos como  jamón York o  pavo sí pero con cautela.

- Uvas, cebolla, ajo y chocolate. Estos alimentos producen efectos peligrosos en los perros.

- Galletas dulces. Son ricas en grasa y su valor nutritivo es bajo

- Vitaminas y calcio sin prescripción veterinaria. Pueden tener efectos contraproducentes en el desarrollo del cachorro.

- Ningún alimento fuera de sus horas de comida ya que inducen a la obesidad o desequilibran su dieta.

 

 Volver ^

Cuidados e higiene

Su primer baño

Generalmente no se suele recomendar bañar al cachorro durante el periodo de vacunación por el estrés que el baño supone. Si es necesario por higiene familiar y lo vas a hacer en casa, es importante que se haga en un ambiente cálido y sin ruidos estridentes, procurando no utilizar secador en su primera vez, con mucha paciencia hasta que el cachorro se familiarice con la bañera, el agua  y por supuesto evitar que coja frío.

 

Los baños se deben administrar regularmente pero no de forma muy continuada, (no más de uno al mes) ya que ello puede disminuir las defensas naturales que el animal posee en la piel, y la grasa que proporciona al pelo lubricación, sedosidad y evita la sequedad de la piel y, por tanto, la caspa.

 

Has de utilizar un champú suave para perros y apropiado a su tipo de pelo comenzando desde el lomo hacia las patas, deja la cabeza par el final y ten especial cuidado de que no le entre agua en los oídos.

 

¿Hay que cepillarle?

El cepillado regular es esencial para los perros, ya que no sólo elimina el pelo muerto y la suciedad, sino que también estimula el aporte de sangre hacia la piel, con un pelaje de aspecto más sano y brillante.

 

Utiliza un cepillo especial para animales o un peine, y cepíllalo en la dirección de crecimiento del pelo, mínimo una vez a la semana o diariamente, si tu perro es de pelo largo. El momento del cepillado puede convertirse para tu cachorro en un momento muy agradable y placentero si le acostumbras desde pequeño, ya que él interpreta el cepillo como una prolongación de tu mano y aumenta los lazos afectivos que se crean entre ambos cada vez que le cepillas

 

¿Se le limpian los oídos a los perros?

Mantener los oídos de tu perro limpios evitará importantes problemas de otitis en el  futuro. Se debe realizar con productos disolventes del cerumen específicos para perros que te recomendará tu veterinario regularmente cada 15 o 20 días. Nunca debes introducir bastoncillos de algodón en el oído de tu perro. También dispones de toallitas limpiadoras para limpiar la cara interna de la oreja y los pliegues.

 

¿Se le limpian los ojos a los perros?

Es interesante mantener los ojos de tu cachorro limpios y libres de secreciones. Has de limpiárselos frecuentemente (incluso diariamente en algunas razas) con suero fisiológico y una gasa limpia para cada ojo. Esta maniobra hará que en seguida te des cuenta si tu perro padece conjuntivitis o cualquier otro proceso en los ojos y podrás llevarlo a tu veterinario lo más pronto posible.

 

¿Se le lavan los dientes a los perros?

Independientemente de la alimentación que le des a tu cachorro es importante que le habitúes a lavarle los dientes frecuentemente a partir de que desarrolle su dentición definitiva. Deberás hacerlo con cepillo y pasta dentífrica especial para perros. Esto retardará la aparición de sarro y enfermedad periodontal que tanto sufrimiento les produce cuando son mayores. Comenzar con el cepillado cuando el animal es adulto no resulta tan fácil si no está acostumbrado desde cachorro.

 

 Volver ^

Educación

La relación con mi perro

Si quieres conseguir que tu cachorro se convierta en un animal equilibrado, obediente, cariñoso y que te demuestre su respeto y afecto deberás tener un estrecho contacto físico con él a través del juego, pero siempre en los momentos que destines para ello.

 

Deberás fomentar y alabar las conductas deseadas y ser firme y mostrar autoridad cuando el cachorro se equivoque o se descontrole. Regañar al cachorro injustamente, a destiempo, o de una manera exagerada,  sólo conseguirá crear en él desequilibrio y recelo.

 

El ejercicio físico y el juego van a ayudar a que el cachorro se desarrolle equilibrado mentalmente y establece un lazo de afecto y autoridad hacia su amo y las personas que le rodean contribuyendo a su felicidad. Un animal educado sabe lo que tiene o no que hacer en cada momento y no recibirá regañinas innecesarias que no comprende por que no sabe lo que se espera de él.

 

La socialización

Los cachorros tienen que aprender a  interaccionar con los que le rodean; este proceso se conoce como socialización. El perro socializado desarrolla unas habilidades comunicativas  que le  permiten reconocer si está o no bajo  amenaza, y reconocer y responder a las intenciones de los demás.

 

A lo largo de las primeras dieciséis semanas de vida de tu cachorro debes repetir la exposición a estímulos que le puedan asustar. Esto incluirá la habituación al ruido de la cortadora de césped, del teléfono, la lavadora y la aspiradora, así como al encuentro y saludo de gente de  cualquier tipo.

 

La socialización durante las primeras 16 semanas de edad va a marcar el carácter de tu animal a la hora de reaccionar a determinadas situaciones durante el resto de su vida.

 

Educación en cuestiones de higiene

Comienza con el adiestramiento desde el primer día. Los cachorros aprenden muy rápido, dispón de una zona para que vaya al baño que debe estar alejada de la zona destinada al descanso y comida. Si mancha fuera de ésa zona cójele inmediatamente, colócalo en el lugar destinado para ello para que recuerde dónde se supone que tiene que hacer sus necesidades. El regañarle después de que haya ocurrido no resultará eficaz. Nunca frotes su hocico contra la zona que haya ensuciado, esto solo le generará desconfianza e inseguridad.

 

 Volver ^

Cuidados veterinarios

¿Debo vacunar a mi perro?

La vacunación confiere al cachorro inmunidad para defenderse de ciertas enfermedades que pueden llegar a ser muy graves, tales como Moquillo, Parvovirosis, Hepatitis Infecciosa Canina, Leptospirosis, Parainfluenza y Rabia. Por este motivo no solo es conveniente vacunarle de cachorro si no realizar la revacunación anual durante toda su vida.

 

Por otro lado, has de saber que la vacunación antirrábica es obligatoria según la legislación vigente.

 

¿Es bueno desparasitar a mi perro?

Puesto que muchos de los parásitos de nuestras mascotas son transmisibles a las personas (zoonosis), no solo es aconsejable desparasitar al animal con el que convivimos nosotros y los demás miembros de la familia, sino que debería considerarse una obligación moral hacerlo. No solo por evitar preventivamente a nuestro animal el malestar y las consecuencias para su salud de estar parasitado,  si no que por las muchas enfermedades que ellos pueden trasmitirnos junto con sus parásitos (tanto internos como externos) se convierte en un problema de salud pública y una irresponsabilidad si no lo hacemos.

 

¿Como puedo saber si está enfermo?

Si observas en él uno o más de los siguientes síntomas debes acudir a tu veterinario porque es probable que algo no marche bien:

- Decaimiento o apatía.

- Pérdida de apetito y rechazo al agua.

- Temblores.

- Lentitud o rechazo a jugar.

- Vómitos.

- Diarrea, heces blandas o con sangre.

- Pérdida o aumento de peso sin justificación.

- Salivación excesiva o respiración irregular.

- Micciones demasiado frecuentes o escasas.

- Tos o descarga nasal.

- Pelo sin brillo.

 

 Volver ^

Compromisos y obligaciones del propietario

Normas legales

Son de obligado cumplimiento por los propietarios de perros:

- Identificación con microchip.

- Contratación de un Seguro de Responsabilidad Civil sea cual sea la raza o edad del perro.

- Posesión de la Licencia de Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos para aquellas razas o animales contemplados como potencialmente peligrosos.

- Vacunación antirrábica con la periodicidad que dicte cada Comunidad Autónoma.

 

Normas morales

Son la serie de actuaciones responsables que el propietario debe realizar cuando adquiere un animal:

- Darle protección, cariño, educación y seguridad.

- Velar por su salud física.

- Puesto que vivimos en sociedad, realizar cuantas actuaciones sean necesarias a favor de la sociedad y  sin perjuicio del propio animal.

 

 Volver ^

Puedes seguir nuestra pagina de facebook con más consejos: